Esta serie de artículos a las que he bautizado como “Aprender de finanzas desde cero” tiene actualmente los siguientes capítulos:

 

  1. Una tertulia inesperada. 
  2. Sobre la banca.
  3. La fiesta
  4. La fiesta española
  5. La eurocrisis

 

En construcción:

 

  1. La reforma del sistema bancario europeo.
  2. La corrupción y su coste.
  3. El sistema de oposiciones español y su coste.
  4. El coronavirus y su coste, el cambio de paradigma.
  5. Mirando al futuro.



El problema de tener una mente abierta es que la gente insiste en entrar dentro y poner allí sus cosas.

Terry Pratchett


En este capítulo, vamos a describir lo que ocurrió en Europa, enfocándonos en España, desde 2008 hasta 2019, habiendo descrito ya lo que ocurrió hasta 2008 en España y en EEUU en el anterior capítulo.

 

Los episodios de inflación en todo el globo, aislados en cada país en ciertos sectores concretos, se detuvieron cuando Lehman Brothers paró la música, dejando un agujero de unos 600 mil millones de dólares. Decir que la crisis fue por culpa de Lehman Brothers, es como decir que Roma se incendió por culpa de la chispa de la antorcha de un romano llamado Marco.

 

En todos los países, cuando el dinero dejó de circular por la desconfianza a que se perdiera, como el dinero invertido en Lehman, todos se vieron afectados. Se rompieron muchos tratos, y negocios que iban a crear riqueza se paralizaron a esperas de reajustar su precio dentro de la nueva situación global. Además, había 600 mil millones de dólares en pérdidas, que no está nada mal, y muchos bancos le habían dejado dinero a Lehman o tenían operaciones abiertas con ellos.

 

En cada país la casuística fue diferente, en España el golpe vino por el sector inmobiliario. Lo bueno de ser un país pequeño, es que nunca vas a ser el responsable de que la economía global se vaya al garete, lo que tú hagas da un poco igual en relación con las grandes superpotencias. Lo malo, es que te vas a afectar brutalmente por todos los errores y aciertos de los grandes. 


  

En un entorno así, es difícil tomar decisiones porque tendrías que conocer qué van a hacer las demás superpotencias y actuar en consecuencia. Pero, si lo haces de forma prudente y sensata, tendrás grandes beneficios y puedes salvarte de las peores tormentas provocadas por las grandes potencias.

 

Como os decía en el anterior capítulo, en España el poder que emana de la soberanía del pueblo se concreta en el congreso de los diputados, que conforma el gobierno como máximo órgano de decisión (poder ejecutivo). Es decir, los políticos parten la pana y aunque hay un sistema basado en la división de poderes, en la práctica se hace lo que ellos dicen.[1] [2]


Los cortafuegos instalados para evitar crisis, como los bancos centrales o los más altos tribunales, están sujetos a la voluntad de los que gobiernan. Y los que gobiernan tienen como principal objetivo el contentar a sus votantes, para mantenerse en el poder, y para ello usan los medios de información y la manipulación de la opinión pública.

 

Estos párrafos sirven de introducción, no voy a profundizar más en ellos pues el objetivo de esta serie de artículos es intentar pintar un boceto de mapa que os ayude a situaros y tener una opinión económica propia, basada en lo que estudiéis y vayáis descubriendo por vuestra cuenta.

 

Uno de los grandes intelectuales que hoy en día viven, Nicholas Nassim Taleb, siempre menciona que cuando relatamos algo del pasado cometemos falacias narrativas y que no tenemos en cuenta la parte de la no-historia, la parte oculta de la historia.

 

La falacia narrativa, nos lleva a unir puntos del pasado sin conexión creando nosotros una conexión artificial para sentirnos seguros y creer que entendemos todo lo que ocurre. 

 

La parte oculta de la historia, es aquella que no ocurrió, pero tuvo la misma probabilidad de ocurrir que la historia que finalmente ocurrió. Esta no historia afectó de la misma forma que la historia en los hechos que sucedieron, pero cuando relatamos el pasado no la tenemos en cuenta.

 

Reconstruir el pasado te lleva a poder cometer muchos errores, y si tienes ánimo de manipular o justificarte, es tremendamente sencillo saltarte los hechos que no te convienen e hilar lo que te conviene. Pero hay algo que no puedes cambiar, la consecuencia de las decisiones que tomaste y que hoy en día te siguen afectando. 

 

Anatoli Fomenko, justificaba su “Nueva Cronología” basándose en le evolución del uso de determinadas palabras. De forma parecida, creo que la forma más correcta de abordar la historia es reconstruyéndola, explicándoos cronológicamente las decisiones que se tomaron, por qué se tomaron y cuáles fueron sus consecuencias. No puedo entrar a valorar qué es un error y qué no, porque no es mi objetivo y mi escrito perdería validez.

 

Voy a enumerar las decisiones que se tomaron desde 2008 en el ámbito económico, por qué se tomaron, y cuáles son las consecuencias de esas decisiones. Pero antes, una pequeña explicación para poneros en contexto.

 

La Unión Europea es un conjunto de países que aceptan una serie de reglas comunes para actuar en áreas de importancia, para armonizar el ordenamiento jurídico y facilitar la cooperación entre ellas para tener mayor poder de negociación en un mundo globalizado. 


 

La Unión Europea es un gran proyecto, de hecho, es el mayor proyecto humano de la historia de la civilización. Un proyecto tan colosal no se puede poner en marcha de un día para otro, y han hecho falta cientos de años para llegar al estado actual. La Unión Europea está sustentada en acuerdos escritos en Tratados Internacionales.

 

No nos vamos a retraer al neolítico, quiero establecer como comienzo de la narración la creación de la moneda única de la eurozona: el euro. El euro es la primera parte de la palabra que da nombre al capítulo, la eurocrisis.

 

Cuando España adaptó la democracia, se encontró que no tenía socios comerciales ni un tejido industrial serio montado y el óbice que durante años le habían presentado para no entrar en la Comunidad Económica Europea había desaparecido. Quería abrirse al mundo y este era el camino más fácil.

 

Para entrar, a España que era la décima potencia industrial del mundo, se le exigió abordar un plan de reconversión industrial. Este plan tenía como prioridad trasladar el marco contable y jurídico internacional a las cuentas de empresas que tenían cierta sombra de duda por ser muy dependientes del estado, protegidas por monopolios u oligopolios. Además de desmantelar sectores que no tenían competitividad en el mercado europeo ni en el internacional, preparándose para readaptarse a sectores tecnológicos e industrial en los que si pudiésemos competir sin la protección del aparato estatal. A cambio, tendríamos acceso al mercado europeo y tendríamos el buen saber hacer de la industria alemana para crear un nuevo sistema industrial competitivo y moderno, siendo socios comunes. Esta segunda parte del trato nunca se cumplió.

 

A la hora de incorporar la moneda única, el euro, se adoptó por hacer una mezcla de todas las que existían hasta entonces: el franco, la lira y el marco. En el capítulo anterior os introduje lo que significa para un país exportador tener la moneda más barata, ganar competitividad para vender sus productos fuera. Alemania fue la gran favorecida, porque ahora su marco se había vuelto más barato con el euro. España paso a tener como moneda el euro, que era un marco tuneado, y sus exportaciones se vieron seriamente afectadas además de sufrir una inflación el doble de grave porque ahora además de la globalización se sumaba que tenían que usar el “marco tuneado” para comerciar y adquirir productos, y venderlos al exterior, mientras que los sueldos de las personas no se actualizaron al euro sino que se tradujeron al euro por su cambio normal. 

 

Era la segunda vez que Alemania salía beneficiada frente a España. Además, al ser el euro la moneda de la llamada eurozona nos encontrábamos con una situación extraña porque la política monetaria con la que se tienen que arreglar los desaguisados estaba unificada y tenía que ser la misma para solucionar problemas tan dispares como se pueden tener en Alemania o en Grecia. 

 

De las dos ruedas de la moto, nos faltaba una (la política fiscal no está armonizada) y la política monetaria estaba bloqueada y sigue estándolo pues es la misma para Alemania, Francia, Italia y otros tantos países.

 

Nuestra balanza comercial presentaba esta imagen:


Como veis, nos vimos muy desfavorecidos con la implantación del euro, sin industria, sin comercio exterior y con una inflación galopante que se cebó con el sector inmobiliario de la mano de los políticos. Mientras, Alemania ganó un mercado interior europeo brutal, se quitó la competitividad de la escasa industria española que tenía un tejido muy bien orientado para ser desarrollado con un poco de ayuda, y encima debilitó su moneda para triunfar en el comercio exterior.

 

El euro fue y ha sido un fatal negocio para nosotros. La Unión Europea es un tema diferente, Alemania podría habernos ayudado mucho, probablemente un tratado de libre comercio y circulación hubiera sido la mejor forma de abordarlo a corto plazo, nunca lo sabremos. Esto es un debate del que no nos vamos a ocupar, pero que es de máxima actualidad. 

 

Prosiguiendo con la formación de la Unión Europea…

 

A través de los tratados internacionales, se han creado los pilares sobre los que se sustenta la Unión Europea. Estos pilares son normas comunes sobre el comercio, la política exterior, y la economía.

 

En 1992, los líderes europeos, dentro del gran proyecto que es la Unión Europea, se reunieron en Maastricht para estructurar como sería la organización en delante de sectores claves y de políticas que tenían que tomarse al unísono. 

 

No se consiguió ni la Unión Bancaria ni la Unión Fiscal, pero se establecieron tres normas que afectaban mucho a la economía:

 

-Los estados no podían tener un déficit mayor del 3%. El déficit es la diferencia entre lo que recaudan los estados y lo que se gastan. 

 

-La deuda no puede ser superior al 60% del PIB.

 

-Se crea el Sistema Europeo de Bancos Centrales, conformado por el Banco Central Europeo y los demás bancos centrales ¿os acordáis de la independencia de los bancos centrales? Pues ese principio se definió en este momento.

 

La primera norma, la dejamos para más adelante. La segunda, nunca se cumplió, ni siquiera se cumplía cuando se escribió en el Tratado de Maastricht. La tercera, como ya habéis visto hasta ahora, es difícil que se cumpla. 

 

La economía de la europa continental, en contraposición a la anglosajona, está muy relacionada con el negocio bancario. En efecto, en Europa cuando pequeñas y medianas empresas buscan financiación acuden al intermediario bancario, ya que no existe cultura de pequeño inversor o de tener acciones o bonos de negocios locales. Es por eso por lo que la llamada Unión Bancaria era tremendamente difícil de conseguir porque cada país tenía unos intermediarios que actuaban y se estructuraban de forma diferente a la de los demás países.


En España éste fenómeno se ve agravado por lo que os he explicado en el artículo anterior de las cajas de ahorro, el negocio del intermediador está fuertemente vinculado a la economía real de pie de calle. Aquí no hay muchos gafas como en EEUU o en UK. En Italia o en Grecia hay más. El sector financiero tiene muchísimo peso, de hecho, el IBEX 35, que son las 35 mayores de empresas en España que tienen sus acciones en el mercado disponibles para ser compradas y vendidas, tiene una fuerte correlación con el sector financiero. Esto significa que cuanto más ganan las empresas del IBEX35 más ganan los bancos, y cuando ganan menos los bancos también ganan menos.

De esta forma, la interrelación entre el país y el negocio bancario es intensa. Y si tenemos en cuenta que gracias a las UE todos estábamos en el mismo barco, para lo bueno y para lo malo, entenderéis porque es importante que las reglas bancarias sean las mismas para todos. Esto se consiguió en 2014, para entonces ya era tarde.

 

Cogiendo el tema por donde lo dejamos, tenemos el autobús volando en el vacío y unos conductores dándole al acelerador hasta el fondo con políticas de expansión. Se han endeudado para acometer inversiones de dudoso sentido, con la intención de comerse una parte del pastel de la globalización para atraer capital extranjero con infraestructuras modernas. También se han visto afectados por una distorsión de realidad derivada de la incorporación de billones de efectivo y personas al mercado, lo cual los ha llevado a pensar que en las cañerías habría siempre un nivel de agua superior al que de verdad hay.


Pero ahora, la música se ha parado y se ha revelado un agujero monumental en las cuentas.

 

Los inversores de todo el mundo, cuando Lehman cayó, perdieron la confianza en lo que podía estar pasando en EEUU, y acudieron a comprar bonos de deuda pública de Europa como forma de refugiar su dinero.[1][2][3] El problema es que no acudieron a todos los países por igual.

 

Para cubrir el gran agujero, los estados (al no haber una unión bancaria, ni planes de cómo debía resolverse el problema de que una entidad de crédito (bancos, cajas de ahorro, ICO, cooperativas de crédito y por aquellos tiempos los establecimientos financieros de crédito también) estuviese en quiebra) decidieron cubrir esos huecos con dinero público, endeudándose.


Cuando tú te endeudas, tendrás que pagar intereses dependiendo de cuanta deuda acumulada tengas ya y cuanto ganes al mes. En Alemania, con prácticamente todo el mundo trabajando en la industria y pagando impuestos, el déficit era bajo. Y por lo tanto pagaban bajos intereses por su deuda.

 

En España, donde el sector inmobiliario y las oficinas de las cajas de ahorro habían dejado en la calle a millones de trabajadores, cobrando el paro, el déficit se disparó de un año para otro. Y España, cuyo nivel de deuda siempre había sido bajo durante 60 años, ahora estaba obligado a endeudarse para pagar desempleo y pufos de entidades locales y estatales que se habían marcado un sinpa cuando la burbuja inmobiliara reventó. Estaba obligado porque desconocía cuales podían ser las consecuencias de permitir esos impagos hasta el final. 

 


Además, como los propios bancos en su mercado interbancario negociaban con cantidades colosales de deuda pública en sus REPOS, si para tapar huecos los bancos y cajas de ahorro decidían vender todos sus bonos en el mercado con descuento, el estado no iba a encontrar compradores para sus propios bonos de deuda. 


El negocio bancario, como os he explicado antes, estaba enlazado con los estados, y la capacidad de contagio entre ambos era alta. Hablar de la crisis del euro, es enlazar continuamente lo que iba sucediendo en la banca con lo que iba sucediendo en los estados. De hecho, hay países cuyo PIB es inferior al dinero que mueve el sector financiero de ese país. 

 

Tampoco sabían o tenían calculado como de grave era el posible escenario en el que esas cajas de ahorro se hundieran, de momento no habían empezado a haber impagos masivos, eso tardaría un par de años aun. Cuando acudieron a las cuentas de las cajas, se encontraron semejantes disparates que no sabían si al demolerlas se destrozarían a ellos también. Al fin y al cabo, recordad que las cajas de ahorro estaban comandadas por políticos, los mismos políticos que tenían que tomar las decisiones para solucionar los problemas que ellos mismos habían creado, y castigar a los responsables que eran ellos mismos. 


Bueno, mientras decidían que hacer con esas cajas de ahorro, debido a la caída del PIB y a la recaudación en picado el déficit se disparó. Y la deuda con la que hasta ahora conseguían dinero para pagar a los funcionarios, las pensiones, las universidades o la sanidad pública se volvió más costosa.

 

Esto es la evolución del déficit en la Unión Europea por países desde 1999 (en rojo cuando el déficit sobrepasa el umbral del -3% establecido como límite en las normas europeas, entre el -3% y el 0 en naranja y sino hay déficit en verde)


 

2000200120022003200420052006
BEL-0,07930,232849-0,0437-1,86415-0,2387-2,714990,239581
CZE-3,57453-5,48497-6,35629-6,88454-2,38127-2,99133-2,17152
DEU-1,58466-3,02544-3,87499-3,7042-3,33416-3,31944-1,65315
ESP-1,16076-0,45493-0,31672-0,37506-0,109491,2315652,12408
EU-0,66838-1,51469-2,55747-3,0992-2,7743-2,4876-1,62263
FRA-1,31842-1,37927-3,16029-4,01554-3,59057-3,35556-2,44369
GBR1,3600130,21387-1,87284-3,13223-3,07091-3,14831-2,77018
GRC-4,06309-5,46606-6,02408-7,83042-8,82788-6,18794-5,94598
HUN-3,04139-3,9994-8,79771-7,18165-6,6008-7,79469-9,27086
IRL4,8427650,945091-0,532920,3337741,2877791,5605572,764677
ITA-2,42333-3,19031-2,8693-3,21763-3,47885-4,08252-3,61657
LUX5,5298715,6870092,0248860,275918-1,40296-0,210811,926378
NOR15,0648613,207659,0406577,21152810,8563614,7636617,93764
POL-2,97095-4,78336-4,84569-6,0771-5,04382-3,96186-3,55734
PRT-3,2162-4,78987-3,33438-5,65604-6,18356-6,13032-4,18049
SVK-12,631-7,22046-8,22063-3,12019-2,31629-2,87434-3,57848
SVN-3,64491-4,45041-2,37436-2,59467-1,94099-1,32416-1,23097
 

2007200820092010201120122013
BEL0,06644-1,09534-5,43099-4,08771-4,33008-4,31838-3,12938
CZE-0,65352-1,97969-5,45009-4,18974-2,72441-3,92994-1,24762
DEU0,260887-0,11636-3,15051-4,37865-0,88140,0093250,039981
ESP1,886217-4,57225-11,2759-9,52663-9,73958-10,7357-7,03593
EU-0,86413-2,48278-6,59519-6,44907-4,56393-4,30115-3,31469
FRA-2,6363-3,26373-7,17478-6,88672-5,15476-4,98098-4,08409
GBR-2,65766-5,14563-10,0822-9,27957-7,5079-8,15928-5,52598
GRC-6,70707-10,176-15,1477-11,1971-10,2788-8,8654-13,155
HUN-5,09102-3,7871-4,76099-4,46201-5,24215-2,33634-2,60276
IRL0,258834-7,02182-13,8276-32,0633-12,8449-8,09536-6,18603
ITA-1,34026-2,5639-5,12105-4,23974-3,59301-2,94541-2,85425
LUX4,4092453,528742-0,24467-0,389340,6345890,4814260,849508
NOR17,0953418,6327710,239410,9227213,3484213,7625410,66825
POL-1,85298-3,60013-7,25273-7,39681-4,87955-3,74157-4,18192
PRT-2,89922-3,69958-9,87257-11,3984-7,66322-6,17976-5,10451
SVK-2,05037-2,52342-8,14934-7,45603-4,45586-4,36714-2,86958
SVN-0,04901-1,39378-5,81292-5,59967-6,62934-3,9947-14,5787
 

201420152016201720182019
BEL-3,05568-2,41367-2,36359-0,69076-0,80793-1,90841
CZE-2,09934-0,614910,7159411,5199910,9253030,271983
DEU0,5795530,9432131,1841361,241761,86661,449344
ESP-5,91537-5,17692-4,3052-3,02424-2,53661-2,82616
EU-2,90869-2,36195-1,67371-1,07543-0,68184-0,79122
FRA-3,90466-3,62517-3,6117-2,93395-2,26697-3,00164
GBR-5,55693-4,59102-3,34842-2,45517-2,21708-2,07992
GRC-3,55711-5,61440,4833190,7158010,993431,46434
HUN-2,78422-2,01437-1,81234-2,45624-2,14862-2,0477
IRL-3,62261-1,97593-0,69091-0,325880,1172240,385573
ITA-2,9544-2,5522-2,4039-2,44502-2,19934-1,63907
LUX1,3316781,3244091,8427691,3358053,1214712,179568
NOR8,6229886,0223684,0594575,0021517,8371846,385799
POL-3,64611-2,61576-2,37284-1,46782-0,23264-0,74016
PRT-7,35602-4,44878-1,93502-2,95602-0,442480,190232
SVK-3,10974-2,67209-2,47611-0,95238-1,04974-1,29523
SVN-5,50718-2,84748-1,92275-0,048130,7204710,542363

Elaboración propia con los datos de Eurostat.


Deuda en términos absolutos, absoluto significa que no relaciones dos cantidades comparándolas, son simples cantidades:

 


 

Evolución de la deuda en términos relativos respecto al PIB. Sale si divides la cantidad de dinero que debes en relación con la cantidad de Producto Interior Bruto, concepto que ya expliqué en capítulos anteriores. El PIB es el valor de todo lo producido en un país a lo largo del año. Tiene sentido medir así la deuda, porque de esta forma relacionas lo que debes con lo que ganas. Si Cristiano Ronaldo, que gana 100 millones de euros al año se endeuda en 1 millón de euros es como si tú te endeudas en 10.000 euros. De esta forma puedes decir quien está más endeudado que otro con más criterio que diciendo números sin más. 


Sin más dilación:

 


Aquí está cómo evoluciona el déficit en España en los últimos 20 años:

 

 

Era como la pescadilla que se come la cola, necesitaban endeudarse para afrontar el pago de las deudas que tenían del pasado y las que empezaban a surgir en el presente por culpa de la crisis. Además, gracias a que se había dilapidado el dinero en los estadios iniciales de la crisis para que no cundiese el pánico, no había margen cuando llegó el momento de la verdad.



 

Los inversores para refugiar su dinero se fijaron en Europa. Pero no en toda Europa, se fijaron en Alemania porque no confiaban en los llamados PIGS (Portugal, Irlanda, Grecia y España). Es curioso como estando en el mismo barco, Alemania para salvarse el cuello a corto plazo permitió que se sembrase la duda sobre los países periféricos durante unos cuantos años, beneficiándose por agravio comparativo.


Made with Flourish



Como veis, Alemania que tenía el pufo más grande de todos con mucha diferencia, era el que pagaba menos de toda la Eurozona por su deuda lo que le permitió salir del bache rápidamente. Cabe pensar que hubiera pasado si España, partiendo de una situación de deuda tan reducida, hubiera actuado de forma prudente a principios del 2008. Fun fact, Alemania le dejo a Lehman Brothers 300 millones de euros el día que murió (dejando una cuenta sin pagar de 600.000.000.000 de dólares).



En cierta forma, Alemania se vio beneficiada por una imagen de seriedad que los llamados PIGS no tenían. Sus ciudadanos, con un tejido industrial muy desarrollado, trasmitían mejor imagen a los inversores internacionales que compraban deuda y por eso pagaban menos por su deuda.

 

La prima de riesgo, es la diferencia entre lo que nos obligan a pagar a los demás por nuestra deuda y los que los alemanes pagan por la suya. 

 

 

Esto tiene importancia, porque para cubrir ese margen los estados gastan menos en sectores importantísimos, o que ayudan a salir del bache rápidamente, como la sanidad o las infraestructuras necesarias para acometer un cambio tecnológico vital.




Made with Flourish



España dio un cambio radical en 2010 cuando se empezó a ver afectada por la crisis, y las personas de a pie al sacar dinero del bolsillo no encontraban nada. Se perdieron dos años, gracias a que los políticos no querían que se revelase el pastel que había de fondo con las cajas de ahorro y la burbuja inmobiliaria. Mientras Alemania se preparaba viendo el percal que había montado en el resto del mundo, aquí estábamos jugando a rojos y azules de nuevo.

 

Y entonces comenzó el segundo espectáculo más bochornoso de la historia de la Unión Europea:



 

Todos los dirigentes empezaron a acusar al más pequeño de la clase, para justificar que ellos eran mejores y mandar el mensaje al mundo de que podían confiar en ellos invirtiendo en su deuda que seguro pagarían. La realidad tras 60 años de pactos, tratados, reuniones internacionales, contratos y actos de prensa. La realidad del paradigma de la solidaridad europea. El resultado: el rescate a Grecia.


En Grecia no hubo burbuja inmobiliaria, pero hubo un auténtico despropósito de sistemas de “protección social” en el que los funcionarios multiplicaron sus prestaciones por dos en menos de 5 años. Grecia pagó el pato de la crisis:


Aquí podéis ver como Grecia paga mucho más por su deuda que España, Portugal o Irlanda.

 

Lo más gracioso, es que si Alemania pagaba menos por su deuda era por su industria. Industria que producía para que los demás europeos consumiesen, y sin esos consumidores europeos en el mercado global no eran nadie.

 

En un mundo de intangibles, en el que lo que proyectes a tu acreedor importa más que los números de tu balance, nuestros responsables carecían de estudios y se dedicaban a negar la debacle. Con una economía basada en el ladrillo, y en el turismo, nuestra imagen como serios pagaderos es, y sigue siendo, nefasta. Y lo acabamos pagando con creces, vaya si lo pagamos.

 

El problema que hay de fondo, es que en realidad la sociedad ni siquiera se entera de las causas verdaderas detrás de su calidad de vida. Sólo se dan cuenta cuando sus hijos tienen que emigrar para nunca volver, a paisajes más prósperos. Una tragedia.


Estamos en 2010, y en España empieza a ver un desempleo demasiado alto. Si mucha gente no trabaja, no se sube el PIB. Si no trabajan no pagan impuestos. Y si no trabajan, cobran prestaciones sociales. Y si no trabajan cuando se acaben las prestaciones sociales, comienzan los conflictos sociales. Además, los que compraban deuda no se fiaban de un país que no puede ni crear un entorno para que sus ciudadanos consigan trabajo.

 

Es 2011, cuando España empieza a mostrar peligro a los demás eurosocios cuando surge el Pacto del Euro. Grecia era pequeña y podía caer, pero si España caía podía pasar algo parecido al miedo que antes he descrito sobre lo que pasaría en España si dejasen caer las cajas de ahorro.

 

Estamos en principios de 2011, y aunque el pastel de las cajas de ahorro aun no se ha revelado, porque los impagos aun no han comenzado de forma masiva, el Estado se ha visto obligado a plantear las primeras medidas anticrisis porque están pagando ya mucho por los intereses de la deuda y ha tenido que implantar políticas de austeridad, para que los inversores vean que también son serios como Alemania, sólo que dos años después.

 

Por el pacto del euro, los países europeos se comprometían a:
 

-Aumentar la competitividad, reduciendo los salarios del sector público, para que no rivalizase con el sector privado y permitiese la creación de nuevas empresas.

 

-Para esto, tenían que atraer a las empresas internacionales y apoyar a que creciesen nuevas empresas en España. Esto se conseguiría bajando los impuestos a las empresas, y aumentando la flexibilidad laboral. 

 

En España, el mercado laboral impedía que nuevos trabajadores aspirasen a trabajos de calidad porque tenían tantas salvaguardas que era muy costoso, lo que al final radicaba en que no tuviesen trabajo.

 

-Obligación de reducir el déficit por debajo del 3%.

 

-Apostar por la efectiva supervisión bancaria única, llegando a la Unión Bancaria que llevaba persiguiéndose 20 años con pocos frutos.

 

El mensaje que se transmitió a los inversores era poderoso, y de esta forma consiguieron en cierta forma reducir los miedos sobre la deuda y permitir que los estados se financiaran de forma más barata. Además, en España, se modificó la constitución para incluir la regla de oro:

 

Se pagará la deuda antes que cualquier otro concepto que aparezca en los presupuestos generales del estado.

 

 

A raíz de este pacto se acometieron las siguientes reformas, para mandar un mensaje a los mercados de que la deuda podía repagarse y para adaptar España a un modelo competitivo mundial que exigía una flexibilidad mayor de cara a incorporarse al mercado. Además, y hablando en plata, empezábamos a no tener ni un duro, y si no empezábamos a gastar menos, las consecuencias podían ser catastróficas.

-Reforma laboral, quitar cargas a las empresas y hacer la contratación más flexible para permitir que la demanda de trabajadores a medio y largo plazo ajustase los grandes problemas de desempleo en España.

 

De esta forma, en pocos años y si se conseguían atraer empresas y crecían nuevas empresas pequeñas, la demanda de trabajadores haría subir los sueldos al alza.

El problema es que las empresas seguían pagando altos impuestos, y no venían ni se creaban nuevas, por lo que en realidad lo que se consiguió es reducir los derechos de los trabajadores sin contrapartida ni a corto, ni medio plazo. 

 

En Irlanda o Portugal, con gobiernos progresistas, se tomaron medidas parecidas además de reducir los impuestos a las empresas y los resultados han sido muy buenos.

 

Me voy a permitir una pequeña licencia en este punto de la historia, porque para la siguiente parte tiene mucha importancia que entendáis este concepto. ¿Cómo se ajusta el precio de un bien en una economía de mercado?

 

Pues con la ley de la oferta y la demanda, si muchas personas quieren algo el precio de ese algo sube.

 


Es lo que pasaba en la inflación durante principios de los años 2000, si mucha gente quiere casas el precio de las casas sube. Si nadie quiere contratarte, el precio de tu tiempo y tus conocimientos baja.

 

En España, no hay demanda de trabajos que aportan valor añadido. Es decir, no hay empresas dispuestas a pagar trabajadores cualificados. No las hay por varias razones, entre las que destacan: el alto coste de la energía, los altos impuestos para las empresas y la corrupción administrativa y burocrática. 

 

El tema de la corrupción y burocracia es tan lamentable que, por poner un ejemplo, Tesla cuando quiso abrir su gigafactory de paneles solares tuvo que descartar España e irse a Alemania. Es decir, España con zonas con más de 3000 horas de sol al año es descartada como sitio para plantar una granja de paneles solares frente a Alemania con menos de 1500 horas de sol anuales en su zona más soleada.

 

Sólo vienen a España grandes empresas, que pueden negociar de tú a tú con los caciques locales, imponiendo condiciones deplorables a sus trabajadores, muy por debajo de la media europea. Las pequeñas empresas mueren asfixiadas por un sistema de impuestos y de burocracia que les impiden nacer, o progresar.

 

De tal forma, que dicha reforma del sector laboral en un mercado en el que sólo las grandes empresas contratan, comete grandes injusticias. Arroja a los trabajadores a tener que aceptar sí o sí las condiciones de estas grandes empresas, habiéndose reducido sus derechos y garantías.

 

Si esto se hubiese hecho compaginado con bajar los impuestos, un plan energético competitivo y el apoyo a la creación de nuevas empresas, esto sería diferente. 

 

-Reforma sector público, recortando gasto en funcionariado, parando nuevas contrataciones.[4][5][6][7][8][9] Aquí prácticamente no se tocó nada, de hecho, el gasto en porcentaje y nominal se fue incrementando cada año. 

 

Esta sobreponderancia del sector público, genera un efecto bloqueo sobre el talento y el crecimiento del país pues el objetivo vital del español medio es hacerse funcionario en vez de crear empresas desde 0. Sobre esto os recomiendo leer todas las entradas de Jesús Fernandez Villaverde en nadaesgratis.es, esta página deberíais visitarla más que el periódico si queréis empezar a ganar culturilla. En pocos meses, junto con esta guía de Pangolime podéis alcanzar buen nivel y empezar a tener una imagen global para empezar a invertir.

 

Por supuesto, los recortes que Europa exigió en los salarios y puestos políticos fueron desoídos. De los 450.000 políticos se bajaron el sueldo los que integraban el gobierno, de 450.000 unos 100 aproximadamente.

 

Se bajó el sueldo de los funcionarios un 5%, se quitaron las pagas extra y se congelaron las pensiones.

 

Os dejo, incluyendo dichas bajadas, la comparación entre lo que se cobraba en el sector público con lo que se cobraba en el privado:



Sobre las pensiones, la congelación para no actualizarse con el IPC tuvo el siguiente efecto: 



Las pensiones crecieron de media más que el doble de los salarios medios, y más del doble que la inflación en la última década. No digo que sea algo nimio, digo que se han visto muy beneficiados en frente a los jóvenes o trabajadores en la última década, el problema no está en las pensiones, está en los salarios.


Los recortes en los demás sectores, trasladaron una imagen de seriedad al mercado. Y no se mantuvieron en el tiempo debido a que los políticos conservan el poder a base de comprar el voto con prebendas económicas a través de paguitas, puestazos en empresas grandes a las que previamente han favorecido, y una corrupción que va desde el barrio más humilde hasta los altos consejos y comités mundiales de organización internacional gubernamental. 

 

No pueden recortar, porque si no van al paro, simple y llanamente. 

 

¿Y el coste de la corrupción? Amigos, eso ya es otro tema que merece un capítulo, o 150 enciclopedias. Me gusta mucho esta página, donde podéis consultar datos y estadísticas de los llamados “casos aislados” de corrupción, que más bien cabría citar como casos estructurales de corrupción. En esta parte me voy a autocortar porque empecé a escribir y me daba para una entrada sólo de este tema, así que haré un capítulo sólo de la corrupción que postearé otro día.


Uno de los secretos más guardados es el número de trabajadores dependientes de la administración pública, funcionarios y demás personas cuya nómina viene del Estado. No exagero si os digo que he gastado 3 semanas buscando datos por todos lados de este tema, y el fruto de dicha investigación ha sido esta tabla:


Y por último, un gráfico del gasto en empleo público para que busquéis los recortes. Como digo, en 2012 se recortó el 5% el sueldos de los funcionarios y se programó una congelación temporal para cambiar la percepción y trasladar seriedad al mercado, pero desde entonces no ha sido una política consistente:



En este sentido, la UE dejó claro que si este problema no se solucionaba en España a medio y largo plazo tendríamos graves problemas para salir adelante porque estábamos perdiendo nuevamente el tren del progreso económico.

 

Queda claro, los recortes fueron puntuales y para dar buena cara al mercado para permitirnos endeudarnos más, pero despreciamos un momento clave en la historia para ajustar nuestro nivel de vida y ahorrar para cuando llegasen problemas de verdad.

 

Lo malo de los errores y engaños en temas económicos es que siempre salen a la luz, porque sus consecuencias son como una bola de nieve. 

 

 



-Sobre el déficit no voy a incidir más, en tablas anteriores se ha visto que nunca se ha cumplido la regla del 3% de déficit, y ni siquiera se han usado estos años de crecimiento y parte alta del ciclo para reducirlo. De esta forma nos hemos quedado sin margen para futuras crisis, como la del coronavirus, en las que al no haber margen para la política monetaria ni para el endeudamiento podemos encontrarnos con un auténtico apocalipsis.


Para resumir los, manipulados hasta la saciedad, recortes españoles os introduzco esta tabla, he elaborado una tabla con datos de Eurostat de cómo distribuye cada país el presupuesto en función de la partida desde 2005 hasta 2018, en porcentaje respecto al PIB del país:






Y por último, las reformas del sector bancario y la adopción final de la buscada Unión Bancaria, que se consolidó con el Marco Único de Supervisión y el Marco Único de Resolución. Que son un ejemplo exitoso de cómo reformar un sector y de cómo las medidas que se pensaron en el Pacto del Euro, si se incorporan por los países, estaban muy bien pensadas.

 

De este tema irá el próximo capítulo, que he titulado: Sobre la reforma y el rescate del sector bancario en España. 

Por terminar este capítulo y a modo de resumen:

 

-Hemos explicado a qué se debió la crisis en España.

-Hemos explicado que las medidas que se tomaron desde 2007 hasta 2010 fueron insuficientes y agravaron el problema posterior de financiación.

-Hemos explicado la crisis de deuda pública.

-Hemos explicado qué fue el pacto del euro, y las reformas a las que se comprometieron en esos momentos. (mercado laboral, empleo público y reforma sector bancario).

-Hemos explicado que todas esas reformas prometidas se han incumplido o malcumplido, a falta de explicar la reforma y rescate del sector bancario.



Con esto doy por terminada la cuarta parte de esta serie de artículos. Las dos siguientes entradas versarán sobre la reforma del sector bancario y después sobre la corrupción en España. Espero que la hayáis disfrutado tanto como yo me la he trabajado. Aprovecho para animaros a que echéis un ojo al resto de la web que tanto ha costado sacar hacia delante, es el fruto de mucho trabajo de muchas personas que han prestado su tiempo de forma gratuita para sacar contenido adelante.


En concreto, y personalmente, ha sido un placer muy grande trabajar estos meses para pangolime. Para mi era algo que tenía como una espinita y me gusta escribir y enseñar, y sobretodo aprender y puedo decir que en este proyecto estoy aprendiendo muchísimo. El contenido de mis artículos es difícil de compresar y de transmitir a terceros por lo que os agradezco el feedback y las posibles correcciones que podáis hacer a mi relato. En ningún momento intento convenceros de nada, y por ello la cita de la entrada de este capítulo. 


Inicialmente pensaba hacer muchas menos entradas, y lo que iba a ser un comentario en un blog ha pasado ya a ser una serie de entradas que ya tienen más de 200 páginas escritas y que toma caminos que ni yo mismo esperaba.  

 

En en este artículo han intervenido:

 

-corrección de la forma: Rubén Benjumea.

-ilustraciones: Álvaro del Río

-autor: JARPO


Recordad que hay muchas formas de colaborar en el proyecto, incluso siendo parte como autor y que un artículo como éste sea firmado con tu nombre.


Además me gustaría leer vuestros comentarios tanto aquí como en el discord dónde vamos a ir hablando de esta aventura que acaba de comenzar y en la que seguro que todos aprendéremos mucho.

 


¡Muchas gracias por leer y hasta la próxima entrega!