Esta serie de artículos a las que he bautizado como “Aprender de finanzas desde cero” tiene actualmente los siguientes capítulos:

 

  1. Una tertulia inesperada. 
  2. Sobre la banca.
  3. La fiesta
  4. La fiesta española
  5. La eurocrisis

 

En construcción:

 

  1. La reforma del sistema bancario europeo.
  2. La corrupción y su coste.
  3. El sistema de oposiciones español y su coste.
  4. El coronavirus y su coste, el cambio de paradigma.
  5. Mirando al futuro.





Si alguna vez ves saltar por la ventana a un banquero suizo, salta detrás. Seguro que hay algo que ganar.

 

                                                                                                               Voltaire


Cuando viajamos al pasado solemos caer en dos errores: la falacia del historiador y el presentismo.

 

La falacia del historiador consiste en analizar los hechos del pasado incluyendo datos que tenemos en el presente. Por ejemplo, decir que el pacto de Versalles fue un error porque derivaría en una guerra mundial mucho más cruenta que la primera. 

 

El presentismo, por su parte, es juzgar con la moral y los valores del presente ciertos comportamientos del pasado. Por ejemplo, decir que los legionarios romanos no eran tolerantes con las culturas de los pueblos ancestrales galos. 

 

Y, por último, cuando hablamos de un tema de tanta complejidad, intentando reducirlo al máximo para entenderlo, corremos el peligro de caer en la falacia reductiva. Esta no es más que el error de simplificar un suceso atribuyéndolo a una única causa. Tal falacia suele aparecer cuando se aborda cualquier tema difícil.

En temas económicos suele pasar frecuentemente, de hecho casi todos los vendehúmos y políticos basan su actividad en colar este tipo de razonamientos. 

 

Para no caer en estas tres trampas, es necesario que entendáis qué es un banco y qué es un banco central.

 

Ya sabéis mucho de economía gracias al capítulo I. Para comprender qué pasó en 2008 en la llamada Gran Recesión, os presento unos conceptos un poco más concretos que los del capítulo anterior, en esta ocasión sobre la banca.

 

Comencemos…

 

¿Qué es un banco? 

 

Es una empresa. Una empresa que realiza multitud de servicios y negocios que implican mover dinero, para ello la gente normal y las empresas llevan sus ahorros a su oficina bancaria y, allí, sus empleados se dedican a hacer magia con ellos y ganan pasta. Si tenéis curiosidad de todas las movidas que puede hacer un banco, echadle un ojo al Anexo II de la ley 10/2014.

¡Pero con un truco!

 

Porque lo que caracteriza por encima de todo a un banco, en un sistema de moneda fiduciaria, si no os acordáis echadle un ojo a la parte I, es que tiene un balance (una radiografía económica) un poco raro. 

 

Voy a enseñaros cómo es el balance de una empresa normal y, después, el de un banco:


En la izquierda, el activo es lo que hay en el bolsillo de las empresas.

En la derecha, el pasivo son sus obligaciones con otras personas.

 

El Patrimonio Neto es la diferencia entre el activo y el pasivo, suele estar encima. Es el dinero tuyo que has usado para empezar el negocio, no es dinero prestado.

 

Corriente significa que esos activos son a corto plazo, menos de 1 año.

 

No corriente significa que son a largo plazo, más de 1 año.

 

Si tú fueses una empresa, tus activos serían tu casa y tu coche, mientras que tus pasivos serían la hipoteca y las deudas que tienes contraídas con el banco.

  

En una empresa normal, como la de arriba, el activo son las máquinas que tiene, las mercancías y las oficinas. Y su pasivo son los proveedores. 

 

En un banco, la cosa es diferente. Los activos son los préstamos que ha dado a las personas, en tanto que su pasivo son los ahorros de la gente con los que hace esos préstamos. 

 

Aquí os pongo el balance de un banco de verdad en 2005 (NO ASUSTARSE POR FAVOR)


Aquí hay mucha miga, solo quiero que os fijéis en cuatro cosas que os he subrayado: 

 

-El apartado de Inversiones crediticias, en el activo, que son los préstamos que da.

-El apartado de Depósitos de la clientela, en el pasivo. Vuestras cuentas de ahorro.

-El apartado de Depósitos de bancos centrales y entidades de crédito.

 

-No hace falta que lo hagáis, pero si sumarais todas las partidas a corto y a largo plazo, comprobaríais que la estructura es muuuy rara. Un banco tiene su activo a largo plazo y su pasivo a corto plazo, algo que no pasa con casi ningún otro negocio.

 

Normalmente tu negocio tendrá deudas a 10 años y las mercancías durarán menos de un año, que es lo que tardas en venderlas. 

 

Un banco tiene deudas en forma de depósitos de los clientes, que de un día para otro pueden llevárselos.


Muchos de mis amigos y conocidos cuando empiezan a invertir me plantean siempre las mismas dudas, y es que la contabilidad es la narrativa técnica de cómo le está yendo a una empresa y es un lenguaje áspero de entender para gente que venga de otros mundos. Es curioso como personas que se dedican a la informática o la automoción me preguntan sobre las cuentas, porque a pesar de entender el negocio a la perfección se pierden en estos aspectos de vital importancia. Este libro es increíble, ha ayudado a muchísimas personas a entender el tema de los balances de una forma sencillísima y ahorra mucho dinero en academias y másters.


 

Además, como veis, no solo se recurre a los depósitos de la clientela para financiarse, sino también a otros bancos y otros bancos centrales. A una empresa normal le prestan dinero los bancos u otras personas para empezar sus actividades. A un banco le dejan dinero OTROS BANCOS (financiación interbancaria) y EL BANCO CENTRAL.

 

Vamos a tomar un pequeño desvío en el camino, luego volvemos al balance de los bancos.


 

¿Qué es la financiación interbancaria?

 

Los bancos, para desarrollar una gestión más flexible y optimizar todo el dinero que van necesitando de un día para otro, acuden al mercado interbancario. 

 

El mercado interbancario es el mercado en el que los bancos se prestan dinero unos a otros para satisfacer las necesidades de dinero a corto plazo que van precisando. 

 

La operación más típica que hacen son los llamados REPOS, en un REPO un banco le da un bono de deuda pública a otro a cambio de dinero, y acuerdan que en otro momento se intercambiarán de nuevo el bono de deuda pública y el dinero.



Cuando un país necesita dinero para pagar servicios que ha contratado, o para hacer frente a una crisis sanitaria sin precedentes, emite deuda. Emitir deuda significa que ponen en su página web:

Esos papelitos se llaman bonos soberanos pues son bonos de estados/países soberanos.

 

Ese papelito es lo más parecido que hay en el mundo al dinero, porque ¿cómo va un país a no pagar su deuda? Estos papelitos se usan en el mercado como sustituto del dinero, cuando no es posible tenerlo a corto plazo, y es la garantía más fuerte de todas.

 

Los bancos cuando se prestan dinero entre ellos, se dan esta clase de papelitos para que en el caso de que el otro banco no pague, tengan la deuda pública y recuperen el dinero al 100%.

 

La media de los tipos de interés usados en todos los repos que se hacen en Europa se llama EURIBOR. ¿Te suena? Es el tipo que usan los bancos para que les pagues la hipoteca. 

 

De esta forma, si un banco pide 10 euros a cambio de 11 euros, el tipo de interés del préstamo será del 10%:

 

11 euros cantidad que tengo que devolver

-

10 euros cantidad que me han dejado prestado

 

= 1 euro

 

1/10 (lo que me han dejado) = 0,10 = 10% de tipo de interés

 

 

¿Y qué son los bancos centrales?

 

Los bancos centrales son los que dicen cuántos billetes se van a fabricar, elaboran la normativa financiera, vigilan de cerca a los intermediarios del sistema financiero y ayudan a los estados a hacer un seguimiento de su economía, entre otras cosas. Si tenéis curiosidad por saber todas las funciones que tiene un banco central, echadle un ojo al capítulo II de la ley 13/1994.

 

Son muy importantes porque la política monetaria y la política fiscal definen la política macroeconómica.

 

¿Qué es la política fiscal? El sistema de impuestos que crean los países para sus ciudadanos. En Europa cada país la fija a su parecer, no está armonizada. No armonizada significa que a diferencia de la política monetaria, cada país fija el sistema de impuestos que quiere.

 

¿Qué es la política monetaria? A través de la política monetaria se establece la cantidad de dinero en circulación en un país, lo cual afecta a la inflación como aprendimos en la parte I. Está armonizada en el Eurosistema a través del Banco Central Europeo y los Bancos Centrales Nacionales (el Banco de España es uno de ellos).

 

¿Qué es la política macroeconómica? Las estrategias y decisiones que se toman para intervenir la economía de un país o conjunto de países y facilitar así el crecimiento económico. 



Para ello usan la cadena de transmisión de la política monetaria, que es una cadena de causas y efectos en un modelo diseñado para arreglar un problema que está evitando que se genere riqueza. 



Un ejemplo: 

 

Imagina que en España la gente está comprando pisos sin parar y, gracias a una normativa laxa, esta misma gente empieza a endeudarse haciendo más casas y comprando más pisos. Si os acordáis del capítulo I, la inflación puede subir porque el dinero circula cada vez más rápido y los que se intercambian monedas entre ellos pueden tener una percepción engañosa de la realidad. Esto es lo que pasa en las burbujas, donde se pagan bienes por encima de su valor porque la gente se cree más rica de lo que en realidad es.  

 

El banco central puede intentar solucionar esta situación que va a ser a medio y largo plazo un gran problema, simplificando mucho:

 

—Hola Banco Azul, a partir de ahora el dinero que te voy a prestar, en vez de dejártelo a un interés del 1% va a ser del 3%, es decir, que te voy a dar 100 euros a cambio de que me devuelvas 103 euros.

 

—Perfecto, voy a actualizar los cárteles de los préstamos que concedo para adquirir vivienda. Si me lo dejas al 3%, ya no puedo dejarlo yo al 3%, entonces tendré que subirlos al 5% y pedir 105 euros por cada 100 euros que preste.

 

Como ahora los pisos son más caros, menos gente accede al mercado hipotecario, de esta forma se les protege de adquirir bienes a un valor por encima de su valor real. La valoración de activos y pasivos es lo más complejo de las finanzas, y dónde estriban los beneficios y pérdidas de dinero que vas a tener en tu vida. Es un problema que se agrava en las economías fiduciarias.


Al haber menos gente intercambiando dinero, la inflación baja y la burbuja se pincha antes de que la gente se hipoteque de por vida en casas por encima de su valor.

 

En el caso contrario, imaginemos que no se para a tiempo la burbuja y llega un momento en que se paraliza el mercado inmobiliario, creándose un gran agujero que estanca la situación. 

 

Llegados a este punto en el que ya hay un agujero o crisis, el banco central puede hacer dos cosas:

 

1.Decidir imprimir billetes de forma que la deuda de 10 euros se reduzca a nada:


Si hace esto, la deuda pasará a ser nada. Pero todo lo demás empezará a valer nada también, y todo lo que no sea dinero verá multiplicado su valor por 100. La gente pasará de invertir en un país con tanta inestabilidad y no comprará billetitos de deuda.


 

Has pasado de tener el 50% de los billetes en circulación a tener el 10% de los billetes en circulación. Eres 5 veces más pobre que antes.

2.Puede hacer endeudarse a los países a los que pertenecen los deudores, y que ellos paguen la deuda.

 

Meten en su página web 20 euros, emiten bonos por esos 20 euros, y les da los 20 euros a las personas que lo deben. De esta forma, el estado pasa a deber 20 euros más que tendremos que pagar todos vía impuestos el año que viene.

 

Hemos pagado la deuda entre todos para que la moneda vuelva a circular y, a corto plazo, comience todo a funcionar. El año que viene, eso sí, no podremos irnos de vacaciones porque tendremos que pagar esa deuda todos nosotros.

 

 

El problema es que hemos pegado una patada hacia delante y, eventualmente, tendremos que pagarla. Este libro  que analiza la situación desde un punto de vista ortodoxo lo divulga a la perfección y ha sido un súperventas Aunque como digo, a día de hoy, se plantean ciertos escenarios y teorías menos ortodoxas muy interesantes que pueden ponerlo en entredicho.


Los que estudian economía en la universidad se tiran años y años analizando estas cadenas de causas y efectos. Los bancos centrales se sustentan sobre la idea de independencia, alrededor de la cual orbita su funcionalidad. Si no se garantiza su independencia, su labor no estará sometida a criterios técnicos ni de independencia exigidos, para que tenga sentido dicha intervención. 

 

 

Si yo pudiese definir a los políticos de alguna forma, los definiría como los expertos en usar la demagogia con estas cadenas. Por una parte, confunden a los ciudadanos con los efectos a corto y largo plazo de estas medidas. De otra, ocultando los efectos de estas cadenas, se consigue generar división y engañar a mucha gente. 

La mayoría de economistas y gente que escucháis en la televisión se encuentran en alguno de estos tres grupos:

 

Los keynesianos, creen que se puede intervenir porque, aunque se ha de garantizar la propiedad privada, siempre estará subordinada al interés general. Además, creen en el ciclo económico ya que piensan que se producen shocks de oferta y de demanda en los cuáles se suceden ineficiencias de mercado en los que los modelos clásicos dejan de funcionar. Se basan en las teorías de una de los economistas más brillantes de todos los tiempos, John Maynard Keynes y aquí tenéis un buen resumen de todas sus teorías explicadas de forma sencilla

 

El ciclo económico es que a lo largo del tiempo se producen fases de crecimiento y decrecimiento económico provocadas porque el rendimiento del capital (del dinero que vas invirtiendo) cada vez es menor, es decir, ganas menos. Al mismo tiempo, hay menos dinero disponible porque está parado en inversiones y, como resultado, hay menos inversiones nuevas. Así hasta que se cambia de paradigma y se vuelve a crecer.  

Si en el punto en que hay crisis entran en acción los bancos centrales y los estados con una llamada política expansiva, reducirán esos valles llamados crisis y los harán más llevaderos. Con el gasto público, sustituyen temporalmente los capitales privados movilizados en inversiones hasta que ahorren de nuevo para invertir. Quedaría tal que así:

Los escépticos y capitalistasescuela austríaca, están en contra de estas intervenciones de los bancos centrales, no creen que sean positivas, sino que generan problemas mayores a los que solucionan ya que hay demasiadas variables afectadas, esgrimiendo que esas intervenciones crean a su vez mayores distorsiones de la realidad, lo que se traduce en burbujas económicas y crisis. Piensan que hay que proteger la libertad y la propiedad privada del individuo de la sociedad. El orden económico requiere una construcción y un análisis bottom-up (desde el individuo hacia las instituciones) no top-down (desde las instituciones al individuo).



 

Los ciclos económicos para ellos son consecuencia de la existencia del dinero fiduciario y de la intervención de los bancos centrales, que provocan desajustes en la percepción de la realidad de la gente haciéndoles pagar sobreprecios o no saber valorar muy bien el valor de los bienes.

 

Os dejo este divertido vídeo para que entendáis mejor las diferencias entre uno y otro tipo:



El libro "Keynes vs Hayek: el choque que definió la economía moderna" es un libro muy ameno y que está en boca de todo el mundo. Este libro es excepcional por muchas razones, pero la razón principal en mi opinión es que es capaz de explicarte lo que ecuaciones y modelos económicos súper complejos tienen detrás. Además este tema, como reza el título del libro, es el choque entre las dos posturas que han definido el mundo moderno. Ninguna otra lucha entre dos visiones tan rádicalmente diferentes tendrá tanto impacto en tu vida económica como ésta.


Por último, están los marxistas, quienes creen que se ha de intervenir toda la actividad económica dejando en manos del pueblo los medios de producción y abolir la propiedad privada. Esta postura está bastante fuera de onda en el mundo actual, pero los incluyo por ser muy populares.

 

Los tres anteriores son los más conocidos y los que más vais a escuchar en conversaciones y escritos, pero hay millones de variantes, autores, teorías y libros. Os aconsejo leer el blog de nadaesgratis para ir ganando culturilla poco a poco e ir aprendiendo. Además, a diferencia de la política en este mundo no se habla a golpe de meme y de ideologías así que vais a tener muchas facilidades para ir descartando ideas que os parecen erróneas y quedaros con las que os gusten más. Si os interesan más las diferencias entre estos tres grupos, creo que lo más sano es ver cómo se describen unos a otros. Os he dejado en cada uno de ellos unos artículos para que comparéis. 

Seguimos analizando su balance.

 

Los bancos están sometidos a un grave problema temporal. Prestan dinero que recuperan en 30 años y, para ello, se financian con lo que le dejan a corto plazo. Por este motivo, tienen que conseguir dinero cada año o no pueden ir pagando sus deudas a corto plazo. Si todos los que le deben dinero van al banco a pedirlo, no lo van a encontrar pues está prestado a 30 años.

 

Para eso existen los bancos centrales en un sistema de dinero fiduciario, que son los prestadores en última instancia a los bancos. Cuando nadie más les vaya a dejar dinero, y surja el problema de que tengan que devolver el dinero a los ahorradores, el banco central se lo dejará para superar a corto plazo ese problema de liquidez.

 

Imagina un banco rural que ha prestado dinero para montar un invernadero en mitad del desierto de Tabernas, ha ayudado a sacar de la pobreza a una zona gracias a los ahorros de otras personas que viven en la capital actuando de intermediario. 

 

Dos años después, en la ciudad hay una plaga de ratas y muchos pierden su trabajo, han de echar mano de sus ahorros y lógicamente el banco no conserva nada, sino que lo tienen los agricultores invertidos en sus negocios. Como todos los bancos han sido afectados por la plaga de ratas y ninguno de ellos se fía de cuánta perdida va a suponer, no se dejan dinero entre ellos... Aquí entra en juego el banco central y algo que podría haber sido una auténtica debacle en un mes, se arregla cuando la gente que perdió el trabajo por las ratas consigue uno nuevo en la ciudad de al lado.

 

¿Y dónde está el problema?

 

Los bancos centrales se dieron cuenta de que este tema podía dar lugar a abusos de bancos que recurriesen todo el rato a los bancos centrales para que les salvasen cuando sus negocios fuesen mal. Era como ir a un casino, apostar con el dinero de otra persona y cuando pierdes, esa persona te da más.

 

Los bancos centrales imprimen billetes y eso hace que tus billetes, y los billetes que ganas cada mes, valgan menos.Recuerda que si hay más billetes, menos puedes hacer con los que ya tienes. Además, el banco es el primero que tiene esos billetes nuevos y, antes de que los demás empiecen a darse cuenta de que hay muchos billetes, pueden cometer abusos. 


En fin, que los bancos necesitaban alguien que les vigilase muy de cerca para que no engañasen al banco central. De esta manera, crearon un consejo de sabios llamado Comité de Basilea y un cuerpo de inspectores policías para que vigilasen el cumplimiento de las reglas creadas por el comité con relación a los bancos. Este compendio reúne la evolución de las normas de Basilea en los últimos 20 años, es muy útil y libro de cabecera de cualquiera que se dedique a la banca pero sinceramente creo que su mayor utilidad es para aquellos que tengan su negocio, o quieran ascender dentro de su empresa porque la banca ha sido siempre el negocio más regulado y optimizado de todos en relación al riesgo (eufemismo de posibles pérdidas) y creo que entender estas normas y saber de su evolución pueden ayudarte a salvarte de muchos peligros en tus inversiones.

Los políticos dieron su okey y sacaron las primeras normas de Basilea y normas bancarias prudenciales a nivel mundial, que cada banco central tenía que convencer a los políticos de su país de aplicar. La evolución de estas normas podéis encontrarlas en este compendio que ha de ser un libro de cabecera para todos aquellos que os dediquéis a la banca y que es una fuente de infinitos consejos para aquellos que tengáis vuestros propios negocios. Los bancos son los negocios con la regulación y análisis de riesgos más potentes del mundo, y se pueden sacar infinitos truquillos que aplicar en vuestras empresas y PYMES para salvaguardaros de los riesgos (eufemismo de "pérdidas").

 

Como no eran normas muy rígidas, los políticos dijeron okey a casi todo lo que no implicase problemas o les impidiese parar sus negocietes.

 

 

Esto ocurrió en 1988, y en los años 2000 se establecían las primeras normas de estos bancos obligando a los bancos a poner parte de su dinero para entrar en el juego. 

 

La más fundamental de estas normas es la obligación de la entrada.

 

Para entrar a funcionar en un negocio, el banco central les obliga primero a tener su propia pasta para pagarse la entrada, a esto le llamaremos recursos propios.



La forma de conseguir estos recursos propios era en un principio el dinero que ponía el banquero para abrir su negocio, pero después empezó a meter a amigos y familiares para compartir los ingresos y gastos. Y surgieron las acciones, que no son más que partes de un negocio.

 

Los accionistas son los dueños del banco y serán quienes ganen o pierdan dinero, cuando al banco le vaya bien o mal.

 

El banco central, además, te obliga a tener parte de esos recursos propios dentro de tu caja y a que no los repartas, para en caso de pérdidas o problemas disponer de un paracaídas. 

 

En los años 2000 los bancos solo tenían la obligación de poner 8 euros de recursos propios por cada 100 posibles euros que arriesgasen.

 

Es decir, dependiendo de lo grande y difícil que fueses, tenías que pagar más o menos entrada. 


En la operativa bancaria a las posibles pérdidas se les llama RIESGOS. Y hay todo tipo de riesgos, como en cualquier negocio, y cuanto más compleja y enorme es la operativa más fuentes de riesgo hay. No es lo mismo dejar dinero a un granjero que a una agencia espacial, y no es lo mismo dar 10 préstamos que dar 100.000.

 

Ejemplo, los riesgos (posibles pérdidas) de tu cafetería:

 

-Sinpas de los clientes.

-Que el precio del café suba a 100 euros el kilo, que la factura de la luz o el alquiler del local se disparen, además de otras condiciones derivadas del mercado.

-Que tus empleados roben material, que se rompa tu maquinaria o que te atraquen. 

 

Los riesgos de un banco:

 

-Impagos de los deudores. A este riesgo de que no te paguen le llamaremos riesgo de crédito.

-Movimientos adversos en el mercado, que es el riesgo de mercado o la posibilidad de sufrir pérdidas por los movimientos del mismo.

-Fraudes, hackeos, cambios legislativos. A la posibilidad de sufrir pérdidas porque en tu trabajo puede haber errores, engaños y roturas le llamamos riesgo operativo.


Los bancos han de medir continuamente qué perdidas van a tener. Como habéis visto con las explicaciones que os he ido dando, este es un negocio extraordinariamente difícil y basado en conceptos complejos semifilosóficos. 

 

¿Cómo se calcula que un granjero me impague el préstamo que me ha pedido para comprar semillas de árboles que tardan en crecer 15 años? Si ni siquiera podemos saber el tiempo de dentro de dos semanas, ¿cómo vamos a determinar el tiempo de dentro de quinces años?

 

¿Cómo se calcula que un funcionario de Grecia me impague la hipoteca a 40 años?

 

La tesitura es infinita y no homogénea. No podían ni sabían manejar números tan complejos y conceptos avanzados de probabilidad.

 

En la primera parte, os expliqué conceptos generales de economía necesarios para entender la segunda parte de conceptos un poco más concretos del negocio bancario.

 

En la segunda parte habéis aprendido qué es un banco, cómo funciona, qué es un banco central y cómo negocian entre ellos.

 

Ahora comienza la tercera parte, a la que he llamado LA FIESTA.

 

¡Apretaos el cinturón que vienen curvas!

 



Con esto doy por terminada la segunda parte, espero que la hayáis disfrutado tanto como yo me la he trabajado. Aprovecho para animaros a que echéis un ojo al resto de la web que tanto ha costado sacar hacia delante, es el fruto de mucho trabajo de muchas personas que han prestado su tiempo de forma gratuita para sacar contenido adelante.

 

En concreto en este artículo han intervenido:

 

-corrección de la forma: Rubén Benjumea.

-corrección del contenido: Mateo Pavessi y Javier García

-ilustraciones: Álvaro del Río

-autor: JARPO


Recordad que hay muchas formas de colaborar en el proyecto, incluso siendo parte como autor y que un artículo como éste sea firmado con tu nombre.


Además me gustaría leer vuestros comentarios tanto aquí como en el discord dónde vamos a ir hablando de esta aventura que acaba de comenzar y en la que seguro que todos aprendéremos mucho.

 


¡Muchas gracias por leer y hasta la próxima entrega!