Esta serie de artículos a las que he bautizado como “Aprender de finanzas desde cero” tiene actualmente los siguientes capítulos:

 

  1. Una tertulia inesperada. 
  2. Sobre la banca.
  3. La fiesta
  4. La fiesta española
  5. La eurocrisis

 

En construcción:

 

  1. La reforma del sistema bancario europeo.
  2. La corrupción y su coste.
  3. El sistema de oposiciones español y su coste.
  4. El coronavirus y su coste, el cambio de paradigma.
  5. Mirando al futuro.



No todos los que vagan están perdidos

 J.R.R. Tolkien 

                                         


Cuando era adolescente me pilló de lleno el tema de la crisis de 2008 y, por ello durante años he estado obsesionado con el sistema financiero, sector al que hoy en día me dedico profesionalmente. 

 

En 2008 las noticias hablaban continuamente de la crisis, y de que no había dinero. Muchos de mis conocidos lo pasaron muy mal, y la situación era catastrófica. Yo me preguntaba: si todos siguen trabajando ¿Cómo es posible que no haya dinero ¿Cómo es posible que los bancos se queden sin dinero? ¿A dónde ha ido ese dinero?

 

Doce años después ha vuelto a ocurrir, pero en esta ocasión sí entiendo lo que ha pasado. Me costó mucho tiempo y esfuerzo entenderlo. De ahí la idea de escribir esta serie de artículos: facilitarle este trabajo a otros tantos que vengan después de mí.

 

Creo que lo que ocurrió en 2008 está pasando de nuevo y, en esa ocasión no ha sido la banca el catalizador, sino la sanidad pública. A raíz de este suceso, muchas cosas van a cambiar en el futuro próximo. 

 

Considero que a raíz de estudiar durante estos años el sistema financiero me encuentro en una situación en la que puedo aportar algo útil a los demás y con esa intención hago esta serie de artículos.

 

En esta serie de artículos a los que he bautizado como “Aprender economía desde 0” (Economics 101), quiero conseguir que aprendáis lo suficiente para:

 

-leer o ver las noticias y enteraros perféctamente y con fundamentos de lo que se está hablando.

 

-poder formar o incluso crear vuestra propia opinión sobre el proyecto económico que queréis para vuestra vida y vuestro país. 

 

-poder tomar decisiones prácticas en vuestra vida diaria beneficiándoos de estos conocimientos.


Personalmente, este libro de economía básica de Thomas Sowell que abarca temas muy generales puede seros de mucha ayuda. Y aunque yo me voy a centrar en el sistema financiero, y no en la macroeconomía, este libro me parece una auténtica joya porque está escrito de forma que cualquiera venga desde donde venga puede adquirir un nivel de comprensión suficiente de macroeconomía bastante rápido para ir trabajando sobre él luego...esto es algo realmente impresionante y además la versión kindle me ha parecido muy buena.

 

Los dos primeros posts son de conceptos muy básicos, y sentarán la base para que entendáis los demás. Os prometo que si entendéis bien estas ideas tendréis una base muy sólida para aprender conceptos más complejos. 

 

En ocasiones, si ya eres una persona interesada en estos temas, pecaré de simpleza o incluso puede que haya caído en errores, al simplificar tanto es un riesgo que es posible correr y que asumo. 

 

En otras ocasiones, puede que lo que haya escrito o explicado no sea tan claro cómo yo pensaba en un principio.

 

En ambos casos, te animo encarecidamente a escribir en los comentarios para ayudar a mejorar el contenido para futuros lectores.

 

Voy a optar por un sistema un poco raro al plantearos la situación, porque la verdad es que es un tema amplísimo y que requiere mucho orden. Este sistema se basa en que, en vez de soltar un ladrillazo, voy a ir conectando explicaciones con preguntas y respuestas. Y para ello necesitaréis entender una metáfora inicial y tres ideas principales.

 

Las preguntas que vamos a responder en este capítulo son:

 

¿Qué es el sistema financiero? ¿Para qué sirve?

¿Qué es la inflación? 

¿Qué es el dinero?

¿Por qué existen los intermediarios? 

¿Por qué la inflación es peligrosa?

¿Qué es el PIB?

¿Qué es una burbuja?

 

Antes de empezar, para facilitaros la comprensión de todo esto, os voy a proponer una metáfora que usaré continuamente.

 

Imaginaros que el dinero es agua.

 

Durante millones de años, los hombres se vieron sometidos a las inclemencias del tiempo y eran nómadas porque cuando no llovía (crisis), tenían que migrar. Pero, llegado el momento un genio empezó a recoger el agua que caía del cielo y a guardarla (ahorro) para que, cuando no lloviese, tuviesen al menos una reserva a la que echar mano. La historia ya la sabéis: ahora, en nuestras casas abrimos el grifo y sale agua. (sistema financiero) 

  

 

Gracias a que el hombre ha creado un sistema artificial para trasladar agua y controlarla, ahora puedes abrir el grifo y beberte un vaso de agua. Este sistema facilita que todos tengamos acceso a ella y permite controlar su uso en nuestras plantaciones y hogares optimizándolo al máximo.

 

A lo largo de mi explicación recurriré a esta analogía desarrollándola y añadiendo detalles.

 

 

Comencemos, os voy a dar las tres llaves con las que podréis abrir cualquier cofre que os encontraréis en esta aventura. 

 

Os explicaré tres ideas.

 



 

La primera idea que quiero que aprendáis es que el sistema financiero es el conjunto de:

 

  1. Instituciones: Banco Central Europeo o Fondo Monetario Internacional, por ejemplo.
  2. Entidades: bancos, cooperativas de crédito, cajas de ahorro...y todo tipo de empresas del sector financiero
  3. Mercados: lugares donde interaccionan esas instituciones y entidades, como el mercadillo de tu pueblo, pero a otra escala.

 

Interaccionando entre ellos para ejercer de intermediarios entre la gente que quiere invertir (ahorradores/inversores) y la gente que tiene ideas de inversión (creadores). 

 

 

Pero, ¿cuál es el fin último del sistema financiero en su conjunto?

 

Personalmente, creo que el fin del sistema financiero es facilitar que una persona, que parte de una situación de pobreza absoluta, pase a la riqueza absoluta valiéndose únicamente de su capacidad de crear riqueza y de su esfuerzo. Hay muchos libros y tratados sobre este tema, por escoger a un español con una visión humanista del tema os recomendaría a José Luis Sampedro y su libro Economía humanista: algo más que cifras. 

  

 

La segunda clave es que, volviendo a la analogía del agua, al incremento/descenso de agua que hay de un año para otro en las cañerías se le llama inflación. Hay muchos factores que se pueden coger para medir la inflación que hay en el sistema, pero los dos más importantes son la cantidad de agua disponible (masa monetaria) y la presión a la que sale el agua cuando abrimos el grifo (velocidad del dinero).

 

 

La tercera idea es que aprendas a diferenciar entre dinero fiduciario y dinero basado en un patrón oro. He intentado buscar un vídeo corto y sin opiniones que se limite a explicarlo[1], pero no lo he encontrado, así que aquí va mi explicación:

 

1ºEl dinero basado en el patrón oro significa que podrías ir en cualquier momento al banco central y cambiar tus monedas por el equivalente en oro de esas monedas. 

El dinero es un objeto que representa una fracción de esas reservas de oro y el banco central no puede imprimir más billetes hasta que no consiga más oro.

 

Para hacer negocios en este sistema necesitas dos cosas: oro como medio de pago y confianza. 

 

Se usa oro porque es un material raro y difícil de encontrar que no puede multiplicarse como el papel. Es un tema muy interesante, hay una pregunta que suele aparecer mucho en este tema: ¿se hacen joyas con oro porque es muy valioso? o ¿el oro es valioso porque se hacen joyas con él?

 

Y el segundo elemento, la gente cuando hace negocios tiene que confiar, necesita fe en las personas con las que trata.

 


2ºPor otro lado tenemos el dinero fiduciario. Para explicarlo, hace falta un poco de contexto histórico. 

 

En los años setenta se dieron cuenta de que conseguir oro a veces era difícil y, aunque era un mecanismo de asegurar los negocios y daba estabilidad al sistema, quizás lo verdaderamente insustituible era la confianza. Si os interesa el tema de esta época tan convulsa os recomiendo uno de los mejores libros que he leído nunca: "Los señores de las finanzas: Los cuatro hombres que arruinaron al mundo".

 

Tanto si no había oro, como si lo había, la confianza era algo que no podía obviarse. Te pueden robar el oro, pueden estafarte con el oro, e incluso puedes equivocarte en el precio que pagas igual con oro que sin oro.

 

Fue entonces cuando pensaron que igual no era necesario el oro y que con la fe que tenías en las demás personas con las que negociabas podía ser suficiente. Surgió el dinero fiat o fiduciario.

 

El dinero fiduciario no tiene equivalencia en oro en el cofre del banco central. Está basado en la confianza que tengas en quien te da la moneda. No es lo mismo el dólar americano, que lo emite EEUU, que el dólar de Narnia que lo emite un león mágico[2].

 

Con el dólar americano puedes pagar los impuestos americanos y formar parte de la sociedad americana por lo tanto, y eso hace que todos los americanos necesiten dólares americanos.[3] 

 

Imagina este escenario en un mundo sin dinero:

 

-Hola, vengo a comprarte un móvil.

-Muy bien, ¿qué me ofreces a cambio?

-Pues yo soy peluquero, te puedo cortar el pelo 100 veces a cambio del móvil.

-Lo siento pero soy calvo, no me interesa.

-Pues nada, hasta luego.

 

Si te das cuenta gracias al dinero, dos personas con intereses y bienes diferentes intercambian bienes y productos, gracias a los dólares americanos que tienen y que ambos quieren tener para pagar impuestos u otros bienes y servicios en los que sí estén interesados.

 

Esta situación se podría arreglar con un planificador central que dijese qué necesita cada persona y qué debe producir cada persona. Esta solución, es muy ineficiente por muchas razones pero la principal de ellas es que ninguna persona es igual que otra y centralizar los intereses, sueños y fortalezas de las personas homogeneizándolas de esta forma suele acabar muy mal.

  

Incluso, una persona puede decidir ahorrar, produciendo y prestando muchos más servicios de los que recibe y de esta forma tener dinero acumulado para gastarlo en otro momento. Bajo esta interpretación, una persona rica en el presente es aquella que ha dado mucho más de lo que ha recibido en el pasado. 

 

Volviendo al dinero fiduciario, el banco central puede decidir imprimir más, aunque no haya conseguido ese equivalente en oro. Es más libre para tomar medidas e intervenir la economía. Imprime billetes respaldado en la confianza que tiene la gente en la institución que los imprime, y en la sociedad que ha creado esa institución, no en la cantidad de piedras doradas que tengas en el almacén. 

 

 

Todos los países avanzados del mundo tienen dinero fiduciario, aunque hay un gran debate sobre la mesa acerca de cuál es mejor opción. Un libro que compila todos los argumentos en pro del patrón oro es "Retorno al patrón oro" de Juan Manuel López Zafra. Personalmente, no es un tema que me atraiga mucho pero hay mucho murmullo sobre este tema y el del bitcoin.

 

Este debate deriva en la idea de que es mucho más difícil medir la confianza, lo cual puede llevar a la gente a tener una imagen equivocada de la riqueza que verdaderamente hay en el sistema y, a consecuencia de esto, generar grandes burbujas. Al fin y al cabo, el oro es físico y el hecho de tener oro implica que has tenido que negociar para conseguirlo. Esto es un indicador bastante fiable de que se pueden hacer tratos contigo.


El tema de la psicología y de la confianza, es un tema de mucha actualidad en el mundillo de la economía. El premio nobel de economía del año 2017, Richard H. Tahler escribió un libro muy ameno y didáctico en el que explicaba bugs que tenemos en nuestra mente y que nos llevan a cometer muchos errores, me hizo especialmente gracia porque a pesar de tirarme todo el tiempo pensando en estos temas me di cuenta de que estaba cometiendo equivocaciones continuamente sobre todo a la hora de juzgar las hipotecas. En fin, el libro es este.

 

Pues bien, con estas tres ideas bien interiorizadas, partimos hacia las preguntas que seguro que ya se están agolpando en vuestra cabeza.

 

¿Por qué es necesario que existan intermediarios entre ahorradores y creadores? 

 

Para que en el sistema haya unas reglas comunes con las que todos estemos de acuerdo a la hora de interactuar, para que estas dos personas conecten sin importar la distancia o el idioma, para ahorrar costes derivados de empezar toda la negociación desde cero en cada interacción y para que los mercados sean eficientes...en definitiva, por muchas razones.

  

 

Imagínate que necesitas dinero en dólares de Zimbawe para comprarles cacao para tu negocio de pastelería. En un mundo sin intermediarios y saliendo tú de tu pueblo, tendrías que conocer el idioma de la tribu de Zimbawe, ir a Zimbawe, negociar con ellos, volver a España, buscar gente que creyese en tu negocio de pastelería, que te dejasen euros, ir con los euros a Zimbawe, negociar con la frontera un tipo de cambio acorde, volver a la tribu, comprar el cacao y traértelo a España. Gracias a los intermediarios, es posible que sin salir de tu negocio tengas el cacao en menos de una semana.

 

La calidad y variedad de productos financieros y de tipos de intercambios (negocios) que hay en un mercado, se le llama profundidad de mercado. Y cuanto más profundo es un mercado, más rico se puede decir que es, porque cuantos más intercambios satisfactorios haya, más gente gana y más riqueza se crea.

 

 

Imagínate un supermercado con una variedad de productos infinita que se reponen continuamente, esto es síntoma de que tiene buenos proveedores y clientes. Es un síntoma de que hay confianza.

 

¿Por qué tiene que haber un intermediario? ¿Por qué el intermediario no puede estar centralizado? ¿Por qué no puede haber una banca pública?

 

Es un tema muy complejo, pero ya solucionado desde hace tiempo con números y estudios. Toda la actualidad que tiene hoy en día es derivada de los políticos que usan este tema como arma arrojadiza. En el mundo especializado y serio nadie plantea nada parecido, pues se ha demostrado una y otra vez que la banca pública es altamente ineficiente y que no ayuda ni a distribuir la riqueza ni a crearla. Sólo es un nido de corrupción e ineficiencia sistemática en el cálculo de los riesgos.[4]

 

Si eres escéptico y no crees que el trabajo académico pueda demostrarlo, te lo planteo de otra forma. 

 

Los intermediarios no pueden ser públicos porque el tamaño de estas instituciones es intrínsecamente peligroso, y dan lugar a mayores catástrofes si ocurren problemas. Y esto no es capitalismo, ni socialismo, ni acadecismo; es tan cierto como que 2+2 son 4. Y para muestras cercanas, la crisis del 2008 en España.

 

Y el mayor de los problemas: al ser estructuras muy grandes, se vuelven lentas, altamente burocráticas e impiden que nuevas formas de intermediar más eficientes y novedosas entren al mercado. Están tan integradas en el sistema que son inamovibles o se convierten en el propio sistema y, entonces, competir contra ellas es competir contra el sistema. 

 

Son inamovibles porque su tamaño e inercia hacen muy difícil los cambios, no es igual cambiar una organización conformada por 3 personas que llevan juntas 2 meses que una conformada por 10.000 personas que llevan trabajando en el mismo sitio de la misma forma 50 años. En una sociedad tecnológica en la el paradigma cambia cada 10 años son un verdadero problema, porque no les da tiempo a cambiar y hay muchos intereses de muchos colectivos y personas que las hacen lentas y frágiles. 

 

En el momento en el que un pez pequeño como un emprendedor les ponga en riesgo por el simple hecho de ofrecer un servicio novedoso basado en una tecnología más actual o gracias a la rapidez de su organización pueda adaptarse mejor a la nueva realidad, se les va a poner muchos problemas porque estarán luchando contra el interés y la forma de vida de la mayoría de la sociedad que está empleada en estas superestructuras y para los cuáles es dificil cambiar de dinámica ya sea porque llevan muchos años en una rutina fácil o porque no tienen conocimientos o recursos para cambiar. Si tenéis más interés en este tema, os remito a los estudios que os he mencionado anteriormente en los que están muchísimo más desarrolladas estas ideas.

 

 

Imagínate una infraestructura de aguas en una gran ciudad como Madrid, que sigue siendo basada en canalones de piedra, tuberías enormes y cañerías con 500 años de antigüedad. Seguramente las personas que primero llegaron hicieron su casa al lado del río y ahora les llega el agua sin roturas y en grandes cantidades, incluso más de las que necesitan.

 

Pero si vives a las afueras de Madrid, te va a llegar el agua que atraviesa todo un sistema con roturas y poco mantenimiento. Te llegará agua sucia y en poca cantidad. Gran parte del agua se perderá por las propias condiciones de un sistema arcaico e ineficiente. El ser más trabajador y hábil que los demás dejará de importar. Lo que importará es saber cómo funciona el sistema de canalones y que tu abuelo construyese la casa al lado del río.

 







 

Tanto si crees en los académicos como si no, hay razones para sentar esta idea como una de las bases de la explicación de este cuento. A pesar de que parte del giro final puede poner esto en entredicho, de momento hablando del pasado y del presente cerramos esta idea.

 

¿Por qué la inflación es peligrosa?

 

Las dos causas principales de la inflación son: 

  1. El aumento de la cantidad de dinero disponible
  2. El aumento de la velocidad a la que circula ese dinero. 

 

Por tanto, si la inflación cambia, los posibles peligros que tienes son:

 

1º Que abras el grifo y no salga agua porque no hay agua en las cañerías. El motor sólo ha bombeado un litro y le cayó al primero que abrió el grifo.

 

2º Que el agua no circule con la fuerza necesaria, te sale agua para beber, pero tardas tres horas en llenar un vaso.

  

 

 

Un secreto: nadie está de acuerdo en qué es la inflación, ni cómo se calcula. Cada persona la calcula de la forma que más le conviene y esto lleva a grandes distorsiones en el mercado. Lo más frecuente es medir como ha cambiado el PIB de un año a otro.

 

El PIB es esto: 

 

 

El PIB español es TODO lo que ha producido España en un año a su COSTE.  

 

Es como ir al supermercado, comprar todos los productos que se han producido en España ese año y meterlos en tu carrito.

 

Y la inflación en este caso seria diferencia en los importes, cuando pasas ese carrito por caja para pagarlo. La factura puede haberse incrementado o bien porque hay más productos en el carrito, o porque son más caros. La inflación es la pérdida de poder adquisitivo con la misma moneda en diferentes años. 

 

Pero claro, ponte ahora de acuerdo en qué productos metes en el carro en cada país o cuánto vale cada cosa.

 

Otro ejemplo puede ser explicarlo como el salario anual de un país. ¿Cuánto dinero has ganado tú este año? Pues el PIB es igual, pero para toda España.

 

Al ser algo tan difícil de explicar a un ciudadano de a pie y que requiere además una visión de conjunto es un concepto que se presta a fáciles engaños:

 

 

 

 

Échale un vistazo a este video ahora:

 




Voy a ponerte en dos situaciones ahora: 

 

Imagina que tienes un euro, llega el alcalde y te pone otro en la mano porque se le ha ocurrido que así seremos todos el doble de ricos y le ha dado a la máquina de clonación de dinero: eres el 100% más rico. Imagínate que al día siguiente tienes 4: el 200% más rico. Cualquiera que tenga algo de experiencia sabe que nada es gratis y pensaría que el alcalde le está estafando de alguna forma. Al finalizar el año, en vez haber ahorrado 10 euros como el año pasado, gracias al alcalde ahora has ahorrado 100.

 

Ahora imagínate que has ahorrado durante 10 años para comprarte una casa y, de repente, los 100 euros que has ahorrado ahora no te valen para comprarla porque la gente ya tiene esos 100 euros sin mover un dedo gracias a la máquina de imprimir billetes del alcalde. 

 

Ahora te cuesta 1000 euros la casa, ya que la gente que trabaja construyéndola quiere cobrar más. ¿Quien va a ir a trabajar si quedándose en casa tiene la misma cantidad de dinero? Antes la gente tenía que trabajar para conseguir 100 euros, pero ahora el alcalde te da 100 euros por respirar. Luego, ahora por trabajar la gente va a querer más dinero o no les merecerá la pena el sacrificio de madrugar e ir a levantar paredes de ladrillos.

 

Tú, como ahorrador, has hecho el tonto sacrificándote durante 10 años y viviendo por debajo de tus posibilidades porque con esos 100 euros podrías haberte ido de viaje 10 veces antes de que el alcalde imprimiese dinero y ahora no puedes ni comprarte una Coca-Cola.

 

 

Estamos en una sociedad civilizada y moderna, donde los grandes avances requieren de grandes ahorradores dispuestos a dejar dinero para que salgan adelante grandes proyectos. Ahora imagínate que cada año se multiplica el dinero de forma aleatoria.

 

No es lo mismo hacer el AVE para toda España que asfaltar la calle de tu pueblo. Cuanto más progresemos, más necesario es acometer grandes obras y hazañas de esfuerzo colectivo. El año que viene, gracias al alcalde todos tendremos 100 en el bolsillo. Mejor gastárselos y dejarse de líos. Total, no hay seguridad en el progreso, ni de que te lo vayan a devolver si se los prestas a otra persona para sus negocios, ni de que ese dinero valga algo dentro de un año.

 

 

Y ahora hablando del segundo factor, la velocidad del dinero, imagínate que empezamos a intercambiarnos cada milésima de segundo la moneda que hay en el sistema. Si haces una foto parece que todos estamos intercambiando un montón de monedas, pero en realidad es la misma moneda. 

 

En tiempos de mucha especulación (como en la burbuja inmobiliaria) todos se intercambian la moneda a cambio de bienes a toda velocidad, dando la sensación de que hay muchas monedas. Pero cuando la música para, quien no tiene la moneda no tiene ni para comprar el pan. Se ha montado una película invirtiendo y prestando cada vez más monedas, pero en realidad sólo había una y se encuentra con que el que le pasaba la moneda no tiene moneda tampoco y a quien él le debe la moneda tampoco la tiene.

 

 

Muchos caen por no tener moneda para pagar sus deudas y otros tantos porque no les pagan. Se genera un efecto dominó y entran en pánico.

 

Como ves la inflación es necesaria. Es necesario que nos vayamos cambiando la moneda de manos y es necesario que haya monedas para todos, aunque sean de menor importe como representativos de la riqueza real que creamos. Pero, tanto si aumentas el número de monedas, como si aumentas la velocidad de intercambio, estamos ante un grave problema de percepción de la realidad, ya que no está alineada con la verdadera creación real de riqueza. 


El libro "La inflación (al alcance de los ministros)" explica de forma amena y didáctica el tema de la inflación, además es el título es TOP y sigue teniendo validez en el año 2020.

 

El legislador que es el responsable de establecer las normas y controlar que no se den estas situaciones[5], tiene que estar siempre atento para mantener la inflación a raya para que el dinero siempre esté alineado con la riqueza creada realmente y con los bienes y servicios producidos. 

 

La cantidad de dinero disponible tiene que estar en relación con los bienes producidos y el valor añadido de los servicios prestados. Cuando existe un desnivel entre el valor de estos bienes y servicios y el dinero impreso disponible, estaremos en un escenario en el que es probable que haya hiperinflación.[6][7] 


Austria (1922), Alemania (1923), China (1950), Brasil (1990), Argentina (década de los 80), Rusia (1992), Yugoslavia (1994) y Zimbabwe (2006). Son ejemplos que podéis encontrar en internet sobre casos reales de lo que ocurre cuando hay mucha inflación.

 

 

En este tema hay aún más controversia que en el tema del patrón oro vs dinero fiduciario. Hay mucha gente que se dedica a esperar a las crisis para aprovecharse de los errores de percepción de la gente. 

 

Ya hablaré después en profundidad sobre esto, pero de momento te dejo estas dos preguntas para que vayas dándole al coco:

 

¿Quien ve mejor el fuego que se acerca? ¿El vigilante agarrado a la copa de un árbol de 20 metros o un tipo que está debajo comiéndose un bocadillo? 

 

Imagínate un agricultor que en un momento de elevada inflación paga por su nuevo proyecto de cultivo un precio muy elevado, ya que desconoce de macroeconomía. 

 

El agricultor calcula lo que valen los productos que saca de ese cultivo, y cómo la inflación es alta piensa que podrá pagar el préstamo de su negocio gracias a lo que saque vendiéndolos.

 

Cuando la burbuja estalla, los precios bajan y se da cuenta de que no va a poder pagar el préstamo porque cuando va al mercado a vender sus frutos le dan mucho menos. ¿Crees que es justo embargarle sus cultivos? ¿Crees que es eficiente para la sociedad impedir que un buen agricultor preste sus servicios por culpa de su desconocimiento en macroeconomía? ¿Crees que se puede juzgar a una persona o expulsarla de la producción de riqueza de un país por el hecho de no saber de macroeconomía? 

 

Ya tienes las tres llaves necesarias para emprender esta aventura, pero os falta la navaja multiusos que os será útil para el próximo capítulo. Os va a ayudar a abrir muchas puertas y es un life-hack brutal, te la presento:

    


No te rayes, como siempre, los dibujitos matemáticos son mucho más difíciles que lo que hay detrás.

 

Imagina que vamos a un examen de selectividad donde la nota media de los estudiantes ha sido un 5, cojo un estudiante random y te propongo:

 

-“Si me dices qué nota ha sacado este tío te doy 5 millones de euros.

 

 

Es completamente imposible que lo adivine, pero si haces una gráfica en la que pones en el palo vertical el número de estudiantes que tienen una nota y en el horizontal las notas, y haces esto con todos los estudiantes de selectividad de la historia, te va a salir este dibujo: 

  


¿Me estás diciendo que si cojo cualquier cosa que quiera saber y pregunto a 250.000.000 de personas y hago el dibujo siempre va a ser en forma de campana? Si.

 

 

No quiere decir que el estudiante random haya sacado un 5, pero es mucho más probable que haya sacado un 5 que un 10, porque hay muchos más estudiantes random con un 5 que con un 10 o un 1.

 

Así que si quieres ganar los 5 millones, podrías trucarme diciendo:

 

-Si preguntamos a 50000 estudiantes y hay más estudiantes con un 5 que cualquier otra nota me das los 5 millones. 

 

O

 

-Si preguntamos a 5000 estudiantes, cada vez que haya algún estudiante con un 1 o un 10 te doy 5 millones, pero tú me das 5 millones cada vez que haya un estudiante con un 5.

 

Como imaginarás los usos son infinitos, se trata de la ley de los grandes números y mucha gente, usándola, se vuelve rica o triunfa en la vida. Ya que funcionar, funciona, pero necesitas números infinitos y definir muy bien el tema que quieres medir. 


Os recomiendo encarecidamente esta obra para entender esta herramienta a la perfección, y todas las obras de su autor para entender cómo nos afecta en la vida de forma muy amena y erudita. Estos libros me cambiaron la forma de pensar y me han ayudado a tomar decisiones muy buenas, y son muy fáciles de leer, ya que están pensados para explicar a la gente corriente como nosotros cómo nos afecta el azar y la probabilidad en nuestro día a día.

 

Esto es un gran poder, que conlleva una gran responsabilidad. Mucha gente puede jugar con la ley de los grandes números para sacar beneficios y engañar a otras personas.


Metámonos ahora en la máquina del tiempo para viajar al pasado, concretamente a los 2000.




---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


Con esto doy por terminada la primera parte, espero que la hayáis disfrutado tanto como yo me la he trabajado. Aprovecho para animaros a que echéis un ojo al resto de la web que tanto ha costado sacar hacia delante, es el fruto de mucho trabajo de muchas personas que han prestado su tiempo de forma gratuita para sacar contenido adelante.

 

En concreto en este artículo han intervenido:

 

-traducción: Matteo Sánchez Pavesi.

-corrección de la forma: Rubén Benjumea.

-corrección del contenido: Mateo Pavessi y Javier García

-ilustraciones: Álvaro del Río

-autor: JARPO


Recordad que hay muchas formas de colaborar en el proyecto, incluso siendo parte como autor y que un artículo como éste sea firmado con tu nombre.


Además me gustaría leer vuestros comentarios tanto aquí como en el discord dónde vamos a ir hablando de esta aventura que acaba de comenzar y en la que seguro que todos aprendéremos mucho.

 


¡Muchas gracias por leer y hasta la próxima entrega!